10 octubre 2011


No hace mucho tiempo todo era más armónico y conveniente al hombre, más acorde con su naturaleza, más proporcionado a su sentido del tiempo y del espacio. Ahora, es verdad, corremos más y viajamos más, llegamos más lejos, nos comunicamos permanentemente, tenemos más cosas, más información, hasta más libertad pero, ¿para qué? ¿qué empresas emprendemos? ¿a qué dedicamos el tiempo ganado al tiempo?. No, no hay metas para el hombre, solo la lentitud del viaje y las propias dificultades del camino, son lo que nos enriquece.

2 comentarios:

Cuqui dijo...

Tu foto -tan bonita como siempre- me recuerda a un ejemplo que comentaron el pasado jueves en el Día del Emprendedor que se celebró en Lorca.

¿Qué es emprender? ¿Quiénes innovan? Y ¿para qué? Cuando le preguntaron a Henry Ford, el magnate de los coches, contestó: 'Si en el S.XVIII / S.XIX hubiéramos preguntado a los ciudadanos qué querían, hubieran dicho que caballos que corrieran más'. Y sin embargo, él y los suyos fabricaron coches. Y yo me alegro de que lo hicieran.

Así que, quizás, alguien 'desea' por nosotros y por eso, en el S.XXI, estamos tan 'comunicados' que lo peor que te puede pasar es quedarte sin batería.

Yo no creo que lo de antes fuera más armónico para el hombre. La naturaleza de la que hablas está en nosotros, en las personas, no en la tecnología. Seguimos siendo responsables de lo que somos y de lo que hacemos... quien elige disfrutar, disfruta. Y si le acompaña un iPad, pues eso que se lleva :)

Murcia útil dijo...

Esto sólo lo contesto con un café. No sabes la alegría que me ha dado verte por aquí, aunque sea para otra de tus acertadísimas aclaraciones.