02 octubre 2011


¿Por qué todo lo bonito lleva implícito lo triste? ¿por qué la felicidad es tan efímera? ¿por qué la soledad está siempre esperándonos en un banco cercano, tan paciente y  terca? ¿quién engaña, quién viste y para qué, el interior de este cráneo? ¿por qué el destino de la vida es siempre un jardín abandonado?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas veces buscamos ese banco, esa soledad que dices. Continuamente, necesitamos absorvernos en la soledad, estar solos, y pensar que estamos tristes, llorar, y llorar. Pero en realidad, sólo es algo que buscamos unas cuantas veces al año. Porque, si no quieres encontrar esa soledad, no la encontrarás. Sólo tienes que abrir tus ojitos, y mirar a tus lados, y siempre verás a alquien que te quiere más que a un padre. La soledad no viene sola, sólo viene, si la buscamos.

papillon dijo...

Lo bonito es triste porque cuando lo miramos ha dejado de ser...la soledad siempre está con nosotros/as aunque la veamos de vez en cuando...y el jardín no está abandonado, está esperandote a ti para que lo llenes.Besos

Anónimo dijo...

Disiento mucho con el primer comentario. Nacemos solos, vivimos solos y morimos solos. Aunque estés rodeado de gente, que te quiere y que no. Mira dentro de ti. Muy dentro de ti quien hay. Solo tu. La soledad viene en gran medida de no querer conocer a ese tipo/a que nos mira con los ojos a los que no se les escapa nada. Poco a poco paso mas días del año acompañado de ese yo, que para nada es abstracto. Mi soledad depende de mi capacidad de desalojar al extraño que llevo dentro de mi.

Jose.

Anónimo dijo...

Juan, además de la tristeza y la melancolia, que por supuesto creo heredada de nuestros padres y es algo que no queremos, todos tenemos la otra cara , la felicidad, la sonrisa, la seguridad, el amor de gente cercana,la salud hasta que se demuestre lo contrario, la vida que tenemos....sé capaz de hacer el trabajo de eliminar de tu vida el instalarte en la melancolía y la tristeza... a mi me pasa muchísimas veces y últimamente me sirve el girar rápidamente de pensamiento y mirar a la luz y al aire y a quien tengo a mi lado en ese momento.
Mónica B.

Anónimo dijo...

Y por qué penar que estás solo? Yo no puedo con la soledad, me miro dentro, y no me veo sólo a mi. Nací con mi madre, y moriré con mi marido, o con mis hijos, quién sabe.

Anónimo dijo...

Yo no nací con mi madre. Como decía Gila. Lo de la muerte ya es mas impreciso. Quien lo sabe no?. Me refería a q por mucho q nos quieran dentro de nosotros como seres únicos q somos solo cabe uno. Somos como los scuter, monoplazas.

Jose

María dijo...

Está muy bien Jose la metáfora del scuter o scooter, no sé. En Sicilia, en África, y supongo que en otras zonas del mundo, sigue viajando la familia entera en la vespa o movilette ¡y sin casco! A veces hay que desalojar a la familia de la vespa y sentir lo que es una; otras veces coger a todos los espectros y aceptarlos como parte de una misma... Y no está mal, Juan, apearse, dejar la moto y sentarse en el banco a otear en la distancia más sola que la una, pero con todos los fantasmas dentro.

Anónimo dijo...

Y quién ha dicho que la felicidad existe. Entiendo que existen los momentos felices y por ello hay que disfrutar de ellos mientras se dan, pero quién nos puede dar un estado continuo de felicidad?

Anónimo dijo...

estamos solos porque la vida es fea y triste,y moriremos solos,y rezando al dios sol para que muramos en un instante sin amargar a los que nos rodean,que al final nos aborrecen,pero fuera de eso....siempre está la soledad de la paz,del encontrarse a si mismo,la de mirar en un parque tranquila y oir conversaciones ajenas,mirar y que te miren.....sorprenderte por otras realidades.....asi que mucho animo en otoño¡¡¡¡¡¡¡que viene otro año¡¡¡¡