24 mayo 2016


Pobre Prisciliano, un obispo hispano decapitado en Tréveris (Alemania) en el año 385, junto a varios compañeros, por herejes. Simplemente se oponían a la corrupción de las clases dirigentes y a que la Iglesia empezara a unirse con el Estado Imperial. La escultura, de autor anónimo, es un busto relicario realizado entre el siglo XVI y el XVII. Actualmente se encuentra en el Museo de la Catedral de Murcia. La vida y sus miserias.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Para un obispo medio decente que sale de vez en cuando...