15 diciembre 2016


Eucalipto en la subida al Eremitorio de La Luz. Y claro, no es un árbol más, ni uno cualquiera; claramente es el árbol, el único posible, el que nos da sentido y cuya mirada necesitamos para sabernos también paisaje.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

Y al eucalipto también.

Luis dijo...

Buen byn y un paisaje que transmite belleza y sobre todo sosiego y descanso de las prisas habituales. Abrazo