02 diciembre 2016


Ver a amigos y amigas publicar en sus muros de Facebook la alegría que habían sentido ante la muerte de la "corrupta" Rita Barberá, me ha producido tal asco y tal decepción, que he decidido no seguir participando en ese absurdo y malévolo sistema de comunicación. Unas amigas y amigos que, por cierto, se indignan y escandalizan continuamente ante mi taurinismo, o se flagelan y lloran cuando se encuentran con un perro abandonado. Esas personas, imbuidas de una sensibilidad extrema y aficionadas a la estética de la moralidad, se jactan públicamente por su alegría ante la muerte de este ser humano, confundiendo al adversario político con su enemigo mortal, arrebatándole a la justicia su papel y, por supuesto, dando por sentado que solo ellos son los limpios de corazón -y de bolsillo-. ¡¡Cuánta hipocresía y qué asco de amistades!!

(Foto: Internet)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

Hay mucho talibán suelto, Juan.

icue dijo...

Buenos días Juan, también me desagrada lo de Rita Barbera, como cualquier tipo de maltrato físico o psíquico a cualquier ser vivo, no me gustan los toros porque creo que sufren en su lidia, pero respeto profundamente al que es aficionado a ellos y tengo la libertad de no acudir a verlos, si alguno me lo pregunta le digo mi parecer sin animo de que haya confrontación, me gustan tus comentarios de las fotos que publicas.

Luis dijo...

Es bien cierto lo que dices. No entiendo como un ser humano puede alegrarse de la muerte de un semejante de la misma raza. Nadie debería alegrarse de la muerte de nadie, ya que todos vamos camino del mismo final y a nadie le gustaría que otros se alegraran de por su último aliento.
Otra cosa es lo que a continuación de este dramático asunto se a suscitado por parte de personas que no han tenido el mínimo pudor en calificar de asesinos a los medios de comunicación por el seguimiento de una noticia que estaba en la persona de Rita y en su imputación como corrupta.
Los medios están para informar y contar aquello que está en boca de toda una sociedad harta ya de tanta corrupción y de tanto mal ejemplo.
Si a partir de ahora se va a considerar delito intentar contar lo que las personas con cargos de responsabilidad en el gobierno hacen y que nos atañe a todos los españoles, desde luego, esto será una vez más un modo de continuar escondiendo la verdad y las responsabilidades de esos altos cargos para con la sociedad.
Ahora, la foto es desde luego magnifica. Un abrazo

Anónimo dijo...

Vaya amigos/as, colega. Cambia.

Anónimo dijo...

Habría que conocer las vidas privadas de esos presuntos amigos. Apostamos a que no son dignos de tirar la primera piedra.