13 enero 2017


En un examen de Criminología, donde muchos acaban hasta el moño.

3 comentarios:

Luis dijo...

Que buen tono le has dado a ese lugar en el que los nervios deben estar a tope. Un abrazo

Anónimo dijo...

Buenos días.

joaquin molina muliterno dijo...

Preciosa luz.