05 enero 2017


Saber dónde está el centro, estar en ese punto medio e irradiarnos proporcionalmente, con sentido común, con lógica y equilibrio; ese es el secreto, o quizá no. ¡¡Es tan profunda la vida!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

Luis dijo...

Un nuevo texto lleno de sentido y que invita a reflexionar. Me gusta ese movimiento en el reflejo. Abrazo Juan Jose