21 febrero 2017


El misterio de Dios, o quizá todo se reduzca al miedo por reconocernos inevitablemente impotentes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

Luis dijo...

Bonito byn.