25 abril 2017


Pero como las sorpresas nunca vienen solas, un poco más adelante veo al borde del camino una mancha de aceite con unas cacas de perro encima. Me fui rápido a casa, recorté unos ojos de papel y me volví a redondear lo que por otra parte era inevitable ver: una cara cualquiera con unos bigotes de mierda.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

El re-diseño de la mierda de Whatsapp.

No queda mal del todo.

MONICA BALLESTER PEREZ dijo...

Arte y creatividad. En realidad es más importante la mancha con ojos que la ocurrencia de hacer la foto.Artista por doble partida.