18 febrero 2020

Muchas mañanas los veía asomados a su ventana, un piso en un edificio renacentista que daba al Panteón de Agripa. ¿Qué sentirían al vivir allí, frente a tanta historia? Seguramente nada de lo que a mi me admiraba, porque para un romano el tiempo no es un valor, sino una condición. (Roma, 1991).

16 febrero 2020

Por las mañanas, Campo di Fiori es un mercado, pero por las tardes se convierte en un lugar de encuentros. 1991.

15 febrero 2020

Muchos días, cuando atravesábamos el callejón de Vícolo del Giglio en dirección a Farnese, allí estaba él, con su cuello enorme y su Vespa.

14 febrero 2020


Pero en esa plaza de Campo de Fiori también aparecen los lados oscuros del hombre... (Roma, 1992).