15 julio 2020

HUMILDE HOMENAJE A RAMÓN GAYA

Claro, aunque son sus cosas y está realizado en su propio estudio, se nota que este bodegón no es suyo, porque, hasta en la forma de distribuir los objetos encima de una mesa, Ramón Gaya poseía un don especial. Y no es que supiera cómo hacerlo bien -si es que existiera una forma única de hacerlo-, sino que sabía cómo hacerlo sin intención alguna, es decir, con naturalidad. Esa era una de sus grandes virtudes, haber hecho de la naturalidad -que no de la simplicidad-, el sentido más preciado, el lugar desde donde partir y a donde retornar.

26 junio 2020

"Presentación de la Virgen en el Templo", de Tiziano. Museo de la Academia. Venezia. Oct. 1988.

22 junio 2020

Y no solo lo encontré, sino que también me alegré porque sigue trabajando la escultura y los retratos. En la imagen del viernes pasado, Luis Toledo a medio hacer el retrato del pintor José Luis Cacho.