16 diciembre 2008

UNAS TERRACOTAS ANÓNIMAS

Terracotas anónimas. De una tumba romana del siglo III a.C. Paestum

¿Por qué nos conformamos? ¿por qué hemos cedido? ¿qué nos venden? ¿quiénes nos representan? ¿qué nos ha pasado? ¿dónde está nuestro rigor, nuestra profundidad, nuestra creatividad? ¿será para siempre?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Metafísica al margen, amanece un día algo parecido al de ayer y mi inconformismo va a servirme de muy poco ante la evidencia de unas obligaciones morales que me empujan en este sentido: la intendencia de la casa, el cumplimiento en el trabajo y, como propina, la atención a un familiar hospitalizado que, "una serie de catastróficas desdichas" (título de un cuento algo triste y oscuro que viene al pelo), no cuenta con nadie más para atender. De modo que, intentando hacer encaje de bolillo con el tiempo, me tomo el respiro antes del cansancio y me alegra, por que de este modo he disfrutado con tan bellísimas terracotas, JB, deliciosas¡¡¡
Buen día a todos.
Loreto.

Anónimo dijo...

Buenos días Loreto, Juan y a todos los que amen la belleza. Hoy será como dice Loreto, un día agitado, lleno de tareas para mi, unas agradables, otras no tanto, pero lo importante es que he podido ver murcia util mientras espero y he encontrado la primera sorpresa agradable del día. Que delicadas, que gusto por hacer las cosas y un alivio de que aun lleguen hasta nuestro tiempo y podamos disfrutarlas y aprender.
Que tengais un buen día lleno de cosas bellas.
Faustina

Anónimo dijo...

Pues supongo que lo nos ha pasado es que somos más vagos que el suelo, y todo eso que buscas en tu comentario está en la televisioncica del capullo y los ordenadores del amor hermoso.

Carmen usando uno de los del amor hermoso.

Anónimo dijo...

Y pensar que esas terracotas anónimas tienen más de 2300 años.
Igual que está ocurriendo en el actual proceso depurativo en la economía, hace tiempo que debió haberse hecho en el arte. No se puede sostener tanto chiquilicuatre apoyado solo por seudo-intelectuales mediocres. Nuestra cultura en las aulas es patética. Hemos perdido el sentido de la excelencia que vivimos en otros tiempos. La mediocridad y la ordinariez es ahora lo exitoso. Se han matado los principios.
Lejos de estar contento por poder contemplar esas maravillas, me produce una tristeza enorme ver la falta de sensibilidad artística que padecemos.
Tenemos que volver a renovar. Tenemos que volver a recuperar principios. Tenemos que volver a poner en valor la excelencia.

Man

Anónimo dijo...

La nostalgia ya no es lo que era.
Simone Signorat

Anónimo dijo...

La añoranza, la nostálgia, la melancolía,...... ¡pero JB!, ¿no habiamos quedado que lo que cuenta es el .."aquí y ahora".

Murcia útil dijo...

¿Acaso estas terracotas no siguen "aquí y ahora"? ¿las ves muertas ya?

TOÑI dijo...

Que belleza ¿que manos maravillosas fueron capaces de realizarlas?.Opino como Man,lo ordinario es lo que prima,y no se si llegara el dia que estemos tan atrofiados,que nos parezca todo bien.Espero que no, seria lamentable.

Anónimo dijo...

La creación surge como una necesidad de cambio, como un crecimiento interior. En el aprendizaje del ser humano existen fuerzas muy potentes: la voluntad de cambiar, aprender, tener experiencias, expandirse, disfrutar, venerar y en último término, rendirse. Estar dispuestos a explorar la propia realidad interior, preguntarte que te gustaria ser y después, que te gustaría hacer.Las falsas creaciones surgen precisamente por no seguir ese patrón interno de cambio. Eso es lo que nos está pasando, no hay tiempo para interiorizar, la creación emerge de lo profundo. ¡La velocidad!. El título del libro de R. Gaya "LA NATURALIDAD DEL ARTE (y artificialidad de la crítica) contesta a alguna de tus preguntas.
Existen creadores verdaderos en la actualidad, pero sin los medio de comunicación, es como si no existieran. Isa B.