31 enero 2009

SIN BANDERAS


Esta gitana, cargando a su hijo de meses, caminaba ayer por la mañana junto a dos gitanas más por la calle Ricardo Gil. Caminaban deprisa, vestían llamativamente folklóricas y olían mucho a humo de hoguera. No son de mi país, ni de mi raza, ni de mi sangre, ni es mi cultura, pero me gustó encontrarme con ellas y me hicieron sentir que no existen banderas frente a la mirada de los hombres.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

¿Estás seguro de que no tenéis ni una sóla gota sangre común? Yo no lo aseguraría tan rotundamente.

ANÓNIMO

Anónimo dijo...

Anduve, anduve por largos caminos
Encontré afortunados romà
Ay, romà, ¿de dónde venís
con las tiendas y los niños hambrientos?
¡OH, romaníes adultos, OH romaníes jóvenes!

¡OH, Roma, desde donde han venido.

La cara morena y los ojos oscuros
me gustan tanto como las uvas negras
estrofas triste,que te van calando poco a poco.
Lo que no acabo de entender, es la continuación ¿"Amapola"?
marikilla

Anónimo dijo...

PD. me he comido pues es la hora, un punto y aparte, y un plural concordante,que perdonen los corregidores

Anónimo dijo...

Ellos también tienen su bandera que eligieron en su congreso internacional en Londres Dos franjas horizontales de igual anchura. La superior de color azul celeste. La inferior de color verde prado. En el centro de todo una rueda de carro roja. Tienen un bello himno “Gelem Gelem” (Auduve Anduve). Una cultura con unas leyes que no están escritas. Una obediencia ciega al patriarca y a su rey. Una lengua, el romaní, Un origen incierto, que no les preocupa y un futuro más incierto que les preocupa menos. Como fruto de todos estos sumandos, han adoptado su propia e independiente forma de vida y son fieles a su propia bandera.
Las banderas no discriminan. Identifican y acogen. Pero estoy contigo que no hace falta ninguna bandera, ni himno, ni lengua, ni cultura, ni ley, para mirar a los ojos a una persona, amándola.

Man

Anónimo dijo...

Man !!!eres unico!!!, en este comentario has dicho todo lo que yo queria decir. Y me alegra mucho, porque lo has hecho mejor expresado, que si lo hubiera hecho yo. Gracias

Anónimo dijo...

De nada. Me alegra saber que estoy acompañado en mis expresiones y en mis sentimientos. El vacío, el silencio, no es buen compañero de viaje.
La próxima vez no te cortes y di lo que sientas. No tengas miedo. Seguro que lo harás bien y luego mucho mejor. Pero lo más importante es que lo habrás dicho tú y entonces, seré el yo el que, me una a ti.
Un abrazo anónimo

Man

María dijo...

No tengo tiempo, me voy al campo, a andar un poco, que necesito un poco más de aire.

Me ha gustado mucho, mucho esta fotografía. ¡Muy buena! Si que necesitamos color, no uniformidad, ¡hay!