09 febrero 2009

EL COLAERO


Francis Bacon en El Prado. Lo que aún no han conseguido Eduardo Rosales o el mismo Joaquín Sorolla -que tienen que estar en esa especie de Purgatorio que es la ampliación del Claustro de los Jerónimos-, lo ha conseguido este pintor irlandés muerto hace muy pocos años. ¿El motivo? Según parace que le gustaban mucho Goya y Velázquez y que por lo visto -según dicen todas las televisiones- es el más grande pintor de la segunda mitad del siglo XX, pero lo cierto y más lamentable de toda esta broma, es que al cuidado del Prado se encuentran actualmente gentes con demasiado protagonismo y con demasiada insensatez. Tendremos que acostumbrarnos también a eso.


20 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo.
Es penoso

Anónimo dijo...

Para gustos...!Colores!!

Anónimo dijo...

Ahora está de moda mostrar asiduamente "obra" de gente atormentada y sufridora, que se ha sabido públicamente que ha sufrido claro, porque de eso todos sabemos.Está de moda mostrar lo"problemático" y así asimilarlo, mimetizarlo con lo" bueno". Nadie se atreve a decir que Francis Bacon es un mal pintor, que casi no sabe dibujar y que supo juntarse con quien debía en el momento que debía y mostrar su sufrimiento.¿Gran genio?.Además coincide en fechas con la maravillosa e inigualable feria de AAAAArrrrtttee ARCOOOOOO.Qué lástima , no sé si marcharme de MAdrid.
Mónica BAllester.

TOÑI dijo...

Tienes toda la razon MÓNICA,a mi todo este arte me aturde(aun mas de lo que estoy),pero a veces y dependiendo con quien hables,no se que decir por miedo a meter la "pata",con algo politicamente incorrecto.

JL dijo...

F. Bacon fue un artista que pudo ser un gran pintor pero al que la vida rebajó a quedar en un "extraño" pintor. Homosexual declarado desde la adolescencia, expulsado de su casa por un padre militar y violento, viajó a Berlín y luego a París, donde quedó impresionado por la obra de Picasso. Desde entonces, por un camino diferente al cubismo picassiano, buscó la solución de descomposición de la figura humana y de la realidad. Su extensa obra está plagada de retratos en los que la deformación de los rasgos deja a penas adivinar la realidad que hay detrás, llevando su pintura a ser una singular interpretación de la vida humana, muy cerca de la histeria. Como sería muy largo analizar su obra, mejor reproducir una de sus frases favoritas: "Me gustaría que mis cuadros se vieran como si un ser humano hubiera pasado por ellos como un caracol, dejando un rastro de la presencia humana y de la memoria del pasado, igual que el caracol va dejando su baba". Esta exacta definición de su pintura, la convierte para muchas miradas en eso, en... babosa.

Anónimo dijo...

Creo que no hay que confundir nunca la vida privada de un artista con lo que expresa ni intentar entenderla por lo que es personalmente. Tú ves lo que ves y se debe ver si es buena pintura, si es sincera y si es de verdad "pintura".Si tú pintas para que los demás lo vean y lo expones y vives de ello, no creo que sea bueno empapar tu obra con tu vida. Puede resultar injusto esto que comento pero creo que es lo más justo que se puede decir de una expresión artística y que tanto ahora se confunde.
Lo que sabemos realmente de la vida de Velázquez, de Rembrandt o de Tiziano, es bien poco y verdaderamente bien poco me importa; el saber que Velázquez era un cínico o un "trepa"no me importa , solo me importa ver lo que era capaz de expresar y ahí si que me queda parte de su alma.
Mónica Ballester.

Anónimo dijo...

Mónica, note esfuerces; se puede decir perfectamente y con la misma libertad que este tio pinta, que lo que pinta es una M. Y no pasa nada, él en el Prado y nosotros a lo nuestro.

Anónimo dijo...

No creo que Velezquez necesitara ser un trepa con las cualidades que tenia, es más, estoy casi seguro de que los trepas eran los que revoloteaban a su alrededor. que empeño tenemos en menospreciar a los autenticos genios

Anónimo dijo...

Pues a mi me gusta,tenemos que mirar con otra predisposicion.

Anónimo dijo...

Pero hombre! si la foto es Francis Bacon total! ¿o es la cara? no sé nada de nada(gracias a dios) y por eso me dejo llevar por las fotos y opiniones de murcia util, que ( también gracias a dios) existe y nos ofrece su particular visión. Estuve en Madrid y no me decidí a ir a la exposición ( tres veces pasé por la puerta) y es que ando cansada y prefiero vivir a ver.
Besos a todos los "murciautileros".
Faustina

María dijo...

Yo, Faustina ando como tú. Pero últimamente mi asesora en casi todo es mi hija de cuatro años. ¡Así voy vestida los fines de semana! No sé en qué se basa, pero suele ser muy tajante en sus opiniones. Hace pocos meses, en el Museo de Bellas Artes de Bilbo, recuerdo haberme parado junto a mi compi, frente a un Bacon. La chiquita gritaba "¡zte no!". ¡Vale, lo hace con muchos! Pero luego, en la exposición de Sorolla, bien que aguantaba interesada.

Bueno, que se me cae la baba con mi crítica de arte y asesora de moda.

Anónimo dijo...

Velázquez no podía trepar más alto de donde ya estaba

Anónimo dijo...

Buenas noches.

¡Pero bueno!, vamos a ver, el gusto es una cosa tan subjetiva que no sé cómo os atrevéis a dictaminar qué es lo bonito y qué no lo es.

Nadie tiene la razón porque no hay una regla fija para determinar esas cosas.

Decía no sé quien que sólo los imbéeciles afirman las cosas rotundamente y yo no considero imbécil a ninguno de los que escriben aquí, así que menos rotundidad.

ANÓNIMO

Murcia útil dijo...

BACON ES UNA MIERDA, con rotundidad

Anónimo dijo...

Buenos días.

Jajajaja parece que quisieras pelearte conmigo pero no lo vas a conseguir porque tienes ventaja.

Eres el moderador y me puedes echar, pero ¡coño! reconoce que 6.000 millones y pico de personas no podemos tener el mismo gusto, porque el mundo entonces sería aburridísimo.

ANÓNIMO

JL dijo...

Lo lamento,pero es pasarse unos cuantos pueblos tachar a Bacon, o a cualquiera, de mierda. Puede no gustarnos lo que pintó, podemos sentir, en vez de emoción, rechazo ante su obra, quizás se muestra en el sitio no adecuado,pero no deja de ser el esfuerzo de un hombre, acertado o no, por encontrar la forma de decir lo que sentía. Sus dos obras posiblemente más importantes, "Estudio de cuerpo humano" (1949) y "Dos figuras" (1953), son trasunto de su personalidad. Y así ocurre con todas las grandes obras de arte, Mónica: "Una obra de arte es la expresión de alguien, siempre una voz que nos habla. Es la voz de un hombre dirigiéndose a otro hombre" (Herder)y, para entenderle mejor, es preferible conocer su vida y, si es posible, su alma. Se entiende mejor a Goethe si se sabe su vida, se emociona uno más con la música de Beethoven si se sabe cómo llegó a escribirla, se entienden mejor los sonetos de Gaya si sabemos lo que sufrió hasta sentirlos. De paso, no me gusta la pintura de Bacon.

Murcia útil dijo...

Lo lamento,pero es pasarse unos cuantos pueblos tachar a Murciaútil, o a cualquiera que aquí opine, de rotundo en sus juicios. Puede no gustarnos lo que opina, podemos sentir, en vez de afecto, desafecto ante sus comentarios, que quizá se muestran con la libertad no muy al uso en medios públicos ,pero no deja de ser el esfuerzo de un hombre, acertado o no, por encontrar la forma de expresar lo que siente ante un cuadro, más allá de lo que digan otros y más allá de las especulaciones actuales.

Anónimo, y así, hasta el infinito.

Anónimo dijo...

Para sentir delante de cualquier expresión artística de "cualquier "ser humano no es necesario conocer nada, absolutamente nada de ese ser humano, porque lo que ves es algo material que "crea "y no a la persona pegada a la obra, y con un libro de instrucciones para entenderla(como hacen algunos),no me va a gustar más un autorretrato íntimo de Goya porque sepa que se quedó sordo o el Crepúsculo de Miguel Angel porque sepa todo sobre su vida , a mi eso me importa bien poco, solo veo lo que veo y creo en lo que veo no en las condiciones, el día o la hora soleada o nublada en que se creó. Velázquez no llegó donde llegó por ser el más maravilloso pintor de la historia, entonces llegó por ser vulgarmente dicho y en lenguaje actual un "trepa"...(documentos hay que así lo señalan)...y qué como si quiso ser un santo como Alonso Cano que cerca le estaba en esos momentos.
Hay que aprender a ver la Pintura, eso también se aprende, como la física cuántica, si las cosas se vulgarizan se difuminan.
Mónica BAllester.

Anónimo dijo...

Me gustan sus cuadros, puede que la palabra gustar no sea la adecuada y me exprese mejor diciendo que me impresionan, hacen que me pare y los mire, me trasmiten algo de esa persona desconocida que me impacta y hace que me importe, para mi es un artista que supo expresar un desgarro que sufría, y creo que esto es algo tan sumamente difícil de comunicar que para mi merece un aplauso.No copia nada de la realidad que vemos, consigue plasmar su mundo interior y su forma de ver la vida. Sin querer entrar en polémica diré que al ver estos cuadros estoy viendo a un artista increíble... Intentaré ver la exposición.
Llamarle mierda a esta obra me parece una falta total de sensibilidad y respeto... pues como bien dice JB: "no deja de ser el esfuerzo de un hombre, acertado o no, por encontrar la forma de expresar lo que siente..."

Anónimo dijo...

Por aquellos que les gusta bacon no puedo tener más que compasión, porque nunca nunca nunca van a poder(que no saber)apreciar el arte verdadero. Creedme que os compadezco, no por ignorar algo, si no porque nunca sereis capaces de ver la verdad. Pobres diablos