03 febrero 2009

LA ILUSIÓN Y EL MUNDO



Estas son las manos -y los ojos- de Juan Antonio. Se trata de un chico de 25 años, ciego de nacimiento, y que hace unos días conocí en el Museo Ramón Gaya durante una visita que realizaba junto a algunos miembros de Astrapace. Me llamó mucho la atención que un ciego visitara un museo de pintura, pero me explicó que le interesa mucho y que él también pinta utilizando unas pinturas con olores asociados al color. Ayer lo visité en los locales de la asociación, y estaba escribiendo una historia, historia que cuando tenga terminada publicaremos en este blog.


"Donde está la ilusión está el mundo".

(Aforismo de Juan Ramón Jiménez)

18 comentarios:

Cuqui dijo...

Estas son las historias que me encanta que cuentes... historias de manos y de olores asociados al color. Historias de imaginarte dándole conversación a Juan Antonio. Historias de ilusiones, que no ilusorias.

Una buena forma de empezar la mañana :)

Buenos días JJB.

LA CHISPITA DE LA VIDA dijo...

¡Y después nos quejamos de minucias! no hay derecho, cuando hay tanta gente que aún no teniendo sus cinco sentidos, los ponen como si los tuviera.
Estoy deseando de leer su historia

Anónimo dijo...

La entrada de hoy podia hacer reflexionar al "Anónimo" de ayer que decía: "En este mundo que viviemos, todo es imagen, sin imagen no existe..."

Anónimo dijo...

Muy buena entrada. Yo también quiero leerla.
Muy buena esa observación del anónimo anterior.
Cuqui ¿lo de las historias "ilusorias" lo dices por las que cuenta MAN?.

Murcia útil dijo...

Buenos días SIM, y esta es una buena forma de continuar la mañana, imaginándote abriendo este blog y picando sobre "comentarios" para continuar con una de las pocas cosas que justifican este escaparate: la comunicación.
Gracias

Anónimo dijo...

Anonimo anterior ¿sabes lo que significa ilusorio?...pues te lo digo: Capaz de engañar.// Sin ningun valor o efecto.
¿Me puedes citar algun comentario ilusorio de MAN?

Creo que confundes "ilusorio", con "ficticio", que son las que a veces nos cuenta MAN, pero que todas en el fondo pueden ser verdaderas.
¿Tu no lees novelas?

Con tantas cosas bonitas que se pueden decir sobre lo que nos ha expuesto hoy JB, que luego entrare a comentar(ahora no tengo tiempo) y tu erre que erre con MAN.

Ya se MAN que tu no necesitas alateres, pero de ver este "chinchoso" de siempre, no me he podido reprimir.
!Si la envidia fuera "tiña".....!
Por eso hay tantos calvos ;)

Besos AURA

PD. MAN sigue embelesandonos, con tus preciosas entradas.

Anónimo dijo...

Toda realidad que no es pura Luz y Conciencia es ilusión...

Anónimo dijo...

JB, la comunicación forma parte de las relaciones y las relaciones son la búsqueda de un hogar por parte del corazón. La búsqueda anhelante de un lugar en el que estar.¡¡ "Murcia útil" !!

Anónimo dijo...

Que debe imaginar un ciego que es el color si nunca lo ha visto? que olores pueden identificar un color si nunca has olido viendo?
Te lo expicó JJB? entendiste sus percepciones sobre el color y los olores?

Anónimo dijo...

Estas son las lecciones de la vida, experimentar la ceguera sin amargura y considerarla una lección y no un pago, además siendo un alumno aventajado. ¡Que maravilla!.

Anónimo dijo...

El mundo que vemos, el que sentimos es solo un reflejo pequeño de la realidad existente y que no captamos. Existen otros mundos diversos pero no por ello menos ciertos y que no se rigen por nuestros cánones. Cuando un sentido se pierde otros se desarrollan para suplirlo.
Puedo, perfectamente, imaginarme una persona ciega que ve los colores porque los huele o los oye o lo siente. Como también puedo imaginar a un sordo escuchando una sinfonía, un concierto, de olores o de vibraciones en los dedos, o en los dientes. Eso, lo sé muy bien.
Son personas más especiales, no porque ellos lo sean, sino porque se ha desarrollado en ellos esa sensibilidad que a los demás nos está velada.
Quizás seamos nosotros los limitados por la facilidad conque nuestros sentidos nos dicen que lo que no sentimos, no vemos, no tocamos, no olemos, no oímos o no gustamos, sencillamente no existe.
Es como estar limitado a un 5 cuando puedes tener un 100.

Man

PD. Ayer estuve en Santa Eulalia, para visitar a la Candelaria y San Blas. Iba solo y se fue montando en mi cabeza una historia preciosa (tan real como la vida misma, AURA) que, si tengo tiempo hoy, la escribo y os la dejo al final del día.

Murcia útil dijo...

Querido anónimo: las per percepciones que pueda sentir Juan Antonio sobre el olor y los colores, poco me importaban; ahora bien, entendí perfectamente que "donde está la ilusión está el mundo", y la ilusión siempre es una elevación sin punto de partida. ¿Te parece poco?

Anónimo dijo...

Querido JJB
no me parece poco, me parece muchísimo

"donde está la ilusión está el mundo", y la ilusión siempre es una elevación sin punto de partida.

De lo mejor y de lo más grande de la vida. La vida sin ilusión no merece la pena vivirla. Hay que vivir con ilusión, que no de ilusión, fina y gran diferencia.
Pero me intrigaba saber y comprender la percepción sensorial de este chico, quizás intentar entender como se percibe el color, tan visual. Para los que vemos, es inconcebible percibirlo sin haberlo visto nunca. Y en cuanto a los olores, es fácil asociarlos a una visión, olor a tierra mojada... gama cromática de marrones, rojos y amarillos de las hojas caídas en otoño, o gama de verdes intensos de las plantas germinando en primavera. Pero como lo haces si con ese olor nunca vistes?
Era simple curiosidad.
Apoyo la ilusión, la gran ilusión de la vida y todo lo que se puede hacer con ella y desde ella.

Anónimo dijo...

Cojo unas frases del anonimo anterior (me imagino quien es), que me ha parecido de una gran realidad :

"La vida sin ilusion, no merece la pena vivirla. Hay que vivir con ilusion, que no de ilusion, fina y gran diferencia"

"Donde está la ilusión está el mundo"....."Y la vida....":)

Besos AURA

Anónimo dijo...

Pues es muy sencillo. Hace una asociación sensorial y... ¿quien te ha dicho a ti que el prado es verde o el cielo azul?. Saldrá otra cosa que tú, quizás, no podrás percibir pero no por ello deja de ser. Tendrás que empezar a dejar de ser tú para percibir la coherencia de sus sentidos. Y si no lo haces o no lo sientes le da igual. Cuando lo consigas asociar podrás interpretar la coherencia y la razón de su pintura.

Man

Anónimo dijo...

Muy bien MAN, como siempre en tu linea.

¿Como podria sino conducir un daltonico, que confunde los colores de los semaforos?. Pues igual tu verde o rojo es distinto al que yo veo.

Anónimo dijo...

HOY, DÍA DE LA CANDELARIA Y SAN BLAS EN EL SIGLO XIX

Todo empezó el año pasado, el día 3 de febrero del año 1844. Antoñica había ido junto con sus padres, Antón el Párraga y Ana, la zagala de la Encarna Marín, y su hermano Francisco a la romería de San Blas, como todos los años. La romería se celebraba en la explanada del convento de los monjes Trinitarios, a extramuros de la ciudad.. Se conmemoraba que un día como ese, el 3 de febrero de 1.265, el rey Jaime I había tomado Murcia. La festividad, con misa y sermón, así como la romería y feria se celebraba desde el año 1.625 porque en ese año, la ciudad había sufrido una epidemia de garrotillo sin cura médica alguna, con grandísima mortandad, que afectó especialmente a los niños. Ante tamaña desgracia, se hizo una gran rogativa a San Blas ya que él fue el mártir que, mientras iba siendo conducido hacia el martirio, hizo el milagro de salvar a un niño que se moría asfixiado por un obstrucción en la garganta. Lo cierto es que enseguida la epidemia remitió y el Concejo, el Obispo y el pueblo, agradecidos, cumplieron la promesa de hacer una ermita en ese lugar.
La romería era muy popular y allí iban a pasar el día gente principal de Murcia y gente llana de la huerta que con sus familias y amigos departían y comían en corros
Antoñica se fue a un corro de jóvenes, junto con sus primos José y Adela, que estaban bailando jotas y parrandas. Antoñica se arrancó a bailar una jota y en cuanto Pedro la vio soltó la guitarra y corriendo se puso a bailar la jota a su lado, con tanto ímpetu y brío que Antoñica no le fue a la zaga y enseguida les hicieron corro a ellos solos.
Cuando terminó el baile los dos jóvenes estaban jadeantes, sonrosados y sudorosos. Antoñica vio a Pedro más hombre y Pedro vio a Antoñica más guapa.
Se volvieron a ver porque Pedro era amigo de José el primo de Antoñica y así Pedro fue, en el verano, a la desperfolla de la panocha a casa José para coincidir con ella. Adela les hacía de alcahueta. Y el día de la Virgen del Rosario que era la festividad de el Rincón de la Seca (de donde coma sabéis era Antoñica) él fue con la rondalla a tocar en Misa Mayor. Y en Navidad en la misa de Gallo cuando fue a cantar con la Campana de Auroros del Rincón de Beniscornia. Después de esa misa, Antoñica, Francisco, sus primos José y Adela, fueron a pedirles permiso a los padres de Antoñica para que la dejaran irse un rato a casa de los primos. Antón miró de reojo a Pedro, que estaba atento un poco apartado, y poniendo su gesto mas serio e intimidatorio, subiéndose con ostentación la faja, y en voz alta le dijo
-Vale pero no tardéis. Que luego os acompañen y dejo la llave en el pretil de la ventana.
Todos se fueron contentos y Antón le guiñó un ojo a su mujer, Ana, y la muy cuca, se sonrió sin mirarle a la cara.
Hoy, es el mismo día 3 de febrero de 1845, otra vez en la romería de San Blas, Pedro no dejaba a Antoñica ni a sol ni a sombra. La invitó a palmito, a unos torraos y a rollicos que hacían los monjes. Bailaron y rieron. Después de comer entraron un rato en la ermita para rezar y allí, de rodillas, con su cintón puesto, ella en secreto rezó.
- Virgencica de la Candelaria, quiero a este hombre con locura y si puede ser mi marido yo te prometo que a la primera hija que tenga, vendré a presentártela y le pondré en tu honor el nombre de Candela.
Lo que ella no sabía era que igualmente, con la montera estrujá entre las manos, Pedro rezaba.
- Señor San Blas quiero a esta mujer más que a mi vida y deseo hacerla mi esposa. Pido tu ayuda y si así la obtengo, nuestro primer hijo, en tu honor, se llamará Blas y lo traeré aquí a presentártelo.
Salieron de allí los dos muy serios sin decir palabrica, con la mirada agacha.Pedro compró un sanblas en uno de los puestos y alli mismo, frente a frente, mientars le ponía el sanblas a la Antoñica en el cuello, Pedro le dijo todas las cosas que un hombre de bien tiene que decirle a la mujer que ama.

En el camino de vuelta, en el carrico de su padre, ella tarareaba, no dijo nada pero su sonrisa la delataba. Su madre, siempre muy cuca, sin mirarla, también sonreía.
Cuando llegaron a la barraca, ella le dijo a su madre.
-¡Ay madre que bien lo he pasao y que feliz soy!.
Su madre pensó, para sus adentros, “boda habemus” y le dijo a su hija.
-Me alegro hijica, ¡y mucho que me alegro!. Por cierto mañana mismo vamos a ir a Murcia a la Trapería a esa tienda de telas y mercería donde tenemos cuenta de fiao que quiero comprar unas telas, unas cintas y unos hilos que hay que …

Del resto… ya os conté algo el otro día aunque habrá más cosas que contar.


Man

P.D. Os la dejo al final del día (22,20) para no entorpecer la entrada.
A perdonar lo extenso pero no se puede contar una vida llena en dos patadas. Si no os parece bien, o no os gusta u os parece ilusoria, aquí se acaba esta historia tan real como la vida misma, y no pasa nada. Aunque yo, para mi, me la seguiré escribiendo. A mandar.

Anónimo dijo...

!!!Muy bueno,Man eres unico!!