29 mayo 2010


Ayer por la mañana en la Plaza de Belluga, no sé si por dolo eventual, o por una concurrencia de culpas, lo cierto es que este padre ejercía de tal, es decir, "cuidando a su hijo", cuando en ese preciso momento vio pasar una cinturita que salía de un culo y se le fue la olla. ¡¡Padres...!!


3 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Angelico de la catedral!!!

TOÑI dijo...

Mientras que el del chupete, no se caiga por la escalera vamos bien.....

Anónimo dijo...

Si la foto es el fiel reflejo de la realidad faltan personajes no?

Jose