13 septiembre 2010


Qué felicidad y qué miedo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un día de estos, me voy a comer su nariz!

Lucía.

Anónimo dijo...

Que miedo ni que coño, que suerte tenerla como nieta. Ay que jorobarse, por no decir otra j mas mal sonante.

Jose

TOÑI dijo...

Primero dice qué felicidad,y claro que esta feliz de su nieta,pero tambien entiendo su miedo,todos los hombres(padre,abuelo)piensan lo mismo.Recuerdo el comentario de Joaquin nada más nacer su hija Celia.

María dijo...

¡Cobarde!

Hoy por la mañana le he dicho a mi hija mientras le daba de mamar y me miraba: "Tú vas a ser feliz a pesar de mi genio".

A pesar de nosotr@s van a ser maravillosas.