20 noviembre 2010

 Gilberto Gutiérrez en Tlacotalpan. 1 de febrero de 2010.


TIEMPOS PASADOS

Sobre la cama sentados,
Mi madre y yo platicando
Mira sus manos pensando
Recuerda tiempos pasados
Recuerdos al fin llorados
Fuera de tiempo y encuadre
Cuando pregunté a mi madre
En medio de aquel calor
Si ella conoció al amor
Cuando vivió con mi padre.

Hubo un tiempo que hubo
Y luego ya no hubo más.

Como no lo encuentro en mí,
No sé cómo puede ser:
Sin la inocencia crecer,
Lejos de quienes nací
Once hermanos conocí
Y abrigando algo de fe
Al menor le pregunté
Si en sus recuerdos de niño
Mi padre le dio cariño
Porque en mi caso, no hallé.

Hubo un tiempo que hubo
Y luego ya no hubo más.

En la cantina tomando
A mi padre me encontré
Me miró, lo saludé
Y se siguió platicando;
Hablaba, justificando
Un tiempo pasado y triste;
El sentimiento lo embiste
Y después lo escuché;
¿El amor —le pregunté—,
Con mi madre conociste?

Hubo un tiempo que hubo
Y luego ya no hubo más.

Gilberto Gutiérrez. (Mono Blanco)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Una foto preciosa.
Besos para ellos.

Un beso enorme.
Pdt. En el Casino de Murcia hay una exposición de Gaya. O eso he visto el la portada de la página de la Universidad de Murcia.

Man dijo...

Maravilloso y sincero poema.
Eso imprime caracteres y somos más consecuencia de nuestras circunstancias que de nosotros mismos.
No conozco personalmente a Gilberto pero le dejo un abrazo.

Murcia útil dijo...

Man, enhorabuena por ese tercero.

Anónimo dijo...

¡Ay, chica, que cosas preguntas hija! me decía mi madre. Y entonces yo pensaba que no hubo, que... Yo viví en el no haber más o casi. Y...

Anónimo dijo...

El amor se demuestra de muchas formas. Incluso hay quien no sabe demostrarlo, pero lo da. Es importante darlo, pero tambien saber recibirlo. Todo se puede hacer con amor, es mas, todo se debe hacer con amor y tenemos que estar alerta para que no se desperdicie ni una gota de este.

PD. me siento pequeño cada vez que comento cosas tan bonitas como las propuestas por Gilberto, Tomás, María, JB y tantos otros-as pero a su vez todos estos actos de amor trato de incorporarlos cada día.

Jose.

María dijo...

¡A mí me encanta que me visites y que me hables, Jose!

Anónimo dijo...

A mí la poesía de Gilberto sobre su padre me parece muy bien, pero la que me parece verdaderamente bellísima es Gisela Farías (en la foto, detrás de Gilverto). Qué mujer tan guapa, una mexicana profunda y llena de grasia.