28 diciembre 2010


La primera oleada ya ha pasado, aunque el cuerpo se resiente. Sin embargo, frente a la cercana fecha próxima, comienzan a aparecer los primeros propósitos de enmienda... Y así, por los siglos de los siglos gracias a la Navidad.

5 comentarios:

María dijo...

No tengo ningún buen propósito. Acabo de volver a fumar cuando mas dificil está. Y voy a ser muy mala. Ya estoy preparando las maletas para fugarme a Buenos Aires y tango va tango viene, pasar la vida...

P.D.: Ideas de buenos propósitos

María dijo...

Emigrar a Lisboa y apostarme en una mesa de una taberna de Alfama. Trago va, trago viene, escuchar fados y llorar por los años de los años. AMEN

P.D.: Es otra idea para remendarse.

Anónimo dijo...

Coñe, cómo sois. Nunca estáis conformes con nada. Pues a mí las Navidades me parecen muy entrañables. Anda y veros a angún país ateo a ser felices, aquí no queremos a gente que no crea en la Iglesia. España y la Iglesia siempre han sido una cosa y la misma cosa.

María dijo...

Soy creyente, en dioses hech@s mujeres y hombres, educada en el cristianismo. Flipo con los evangelios y la Biblia es una historia maravillosa. Huiré de anónimo, claro que sí, allí donde un dios me de cálido cobijo.

Anónimo dijo...

**
Y as'i, por lo siglos de los siglos gracias a las propuestas, a los prop'ositos, cumplidos o no,al cuerpo resentido y a las comidas de Navidad.
Porque nadie muere de indigesti'on y nadie aprende a navegar sin oleadas.