10 abril 2021

Posiblemente, el maestro artesano autor de los retablos de la iglesia de San Esteban, no utilizaría modelos vivos para esculpir esas cabezas de niños que sobresalen en algunas zonas del mismo, pero estoy seguro de que cuando fue a realizar éste, pensó en alguna tristeza no muy lejana a su vida.
 

08 abril 2021

Así, medio enmascarados y confundidos con el río humano, nos hemos encontrado en la Gran Vía de Murcia Tito Plaza y yo. Unos minutos de charla apasionada sobre el mundo que nos une, sin necesidad de nada más, pero un tiempo en donde uno se siente hermanado y comprendido, como si el hecho de tomar imágenes fuese una misión exclusiva y encomendada a ambos desde no se sabe qué remotos y celestiales orígenes.
 

07 abril 2021

En la sala de exposiciones de San Esteban (Murcia) puede verse una exposición colectiva titulada "Ficciones". Después de verla no tuve paciencia para ver también el vídeo que la ilustra, pero, desde luego, llamar ficciones a todo eso que se expone creo que es acertadísimo. "Ficción: cosa fingida o inventada; que es producto de la imaginación". A partir de ahí, que cada palo aguante su vela, porque, avisados, estábamos. Ahora, en 2021, justo cuando ha transcurrido un siglo desde el juego/ficción de Marcel Duchamp transformándose en Rrose Sélavy, que el arte siga siendo ficción -y no realidad-, es la constatación más palpable de su muerte.
 

06 abril 2021

Murcia a finales del año 2020. En esa época todavía estaba el río Segura al descubierto y los arrabales de la ciudad continuaban cerca de la zona de expansión del centro histórico, una zona construida hacia mediados del siglo XX. ¡¡Quién pudiera haber vivido la ciudad de aquel tiempo!!

05 abril 2021

Mi suegra Pili, la persona más alegre y positiva que he conocido en toda mi vida. Y si a esas características tan fundamentales, le añadimos su enorme humanidad y su constante sentido común, pues tengo que confesar que los chistes sobre las suegras no me hacen ninguna gracia, por irreales.
 

04 abril 2021

Noviembre de 1973. Estos dos hombres se concentraban para acertar los catorce resultados de la quiniela y. de esta forma, poder así cumplir sus sueños. Cincuenta años después ellos no están, pero sus sueños continúan vivos  -y vírgenes- en otros hombres que los sustituyeron.