17 diciembre 2010


Está delante de mi y debo guardar una distancia mientras la atienden. Me llaman la atención sus botas, su atuendo, pero también me impresiona el ámbito iconográfico en el que acaba de entrar. Son como las puertas del campo, algo imaginario, algo que no existe, ni existirá, pero que todos hemos aceptado como inevitable.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuanto ver el mundo con tus ojos... por qué no ver el mundo con¨"los ojos"?. Cuanto interpretar, cuanto filtrar, cuanto criticar y alabar, y volver a reinterpretar. Y mientras, todo acabándose, y que si existe, y que si no existe. Lo único que yo vería como inevitable sería estar tras la persona que te precede y aguardar tu turno. En esa cola relájate, respira profundo, cierra los ojos y ábrelos sólo para no tropezar. No te pongas obstáculos "visuales".

En vez de... el manco de lepanto...
el cojo del estanco

jose

María dijo...

¿Te ha dicho "pesao" tu hermano?

Anónimo dijo...

Pues no , no se lo he querido decir. So lo que quiero que suba ese ánimo y que remonte. Me gustaría verlo mucho mas contento. Todo llegará.

Jose

Anónimo dijo...

**
Ya que se me permite doy mi opini'on:

A m'i me parece genial que las personas se planteen su propia realidad, ser'ia tan aburrido tener la misma visi'on, (Dal'i la vio de una forma surrealista por ejemplo) si no la hubiese interpretado con sus ojos, nadie hubiese podido apreciar su percepci'on y su arte.

Est'a genial que cada uno tenga su visi'on, tu puedes ver a una persona esperando su turno y otra
puede ver otra cosa, diferentes pero igual de respetables.

Y por qu'e no se va a poner obst'aculos visuales?
probablemente le hace reflexionar en su d'ia y se siente mejor.


A mi me parece fant'astico!!

María dijo...

Son casi las dos de la madrugada, hace pocas horas se acaba de morir mi suegra. Mi compañero dormita desmadejado. Yo me pego un atracón de chorizo picante. Pienso en las cuatro verdades de la vida que barren a todos por igual; en el conocimiento más rudimentario del bien y el mal; en los universales. Ésto lo combino con el relativismo, el "pa gusto los colores", la visión y la opinión respetable de cada uno, el extremo individualismo; y hoy me da una pifia. ¿Tú sabes con la particular visión, y estado, y vida de cada un@ lo que puede sufrir otro?

Sigo con el chorizo picante y me voy a la cama.