24 diciembre 2010


Juro que no está trucada la foto, que es totalmente real; es el cortado -descafeinado de máquina- que me pusieron ayer en la cafetería "LaToga", junto a la Universidad. Y qué debiles somos, o qué faltos de cariño estamos, cuando una tontería así nos alegra la mañana. No quería tomármelo por no romperlo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

En estas fiestas es cuando el cuerpo pide amor y cariño, ¿es tu caso, hermano?

Anónimo dijo...

Buenos días,

En el fondo es que eres un sensiblero.

ANÓNIMO

karwen dijo...

alguien lo dibujo para ti
en estos dias
que la armonia reine en tu casa

Anónimo dijo...

Tu no estás falto de cariño, quizás no sabemos ver el cariño de quienes nos quieren. La mala gente no suele tener cariño.Por eso son así. Un gran abrazo Juan.

Jose

María dijo...

¡Ay que mimoso eres! Mira que yo te imagino jugando con la espumilla dibujando el corazón... Que paseis buena noche. Recuerdos a tod@s.

Anónimo dijo...

Se nos rompió el amor de tanto usarlo...

María dijo...

¡Que daño hacen las canciones y los refranes!

El amor no se rompe de usarlo sino de lo contrario, por desusarlo.

AMEN

¡Aquí no se levanta ni dios a por los regalos de olentzero!

Anónimo dijo...

Con ese nombre cualquiera se levanta a por sus regalos.