09 noviembre 2016


Que no pueda ser considerada como arte, en su sentido más profundo, no quiere decir que no sirva, que no nos pueda ayudar. Pero claro, esa ayuda que se le supone a la fotografía sería más bien una ayuda documental, como otra forma de "contar" aquello que merece la pena ser sabido en otro tiempo. Nunca jamás será una ayuda para mirar, porque la mirada tiene más que ver con el entendimiento que con los propios ojos. Mirar es llegar a ver y ver -lo que se dice ver-, es solo cuestión de clarividencia personal, de descubrimiento, de nacimiento. Es verdad que el ojo del fotógrafo puede llegar a ver y hasta recrear la realidad, pero la foto, su resultado, solo será un acto frustrado de creación. Por cierto, esta foto la tomé en homenaje a mis amigos Valentín Lara y Joaquín Molina, maestros en la luz barroca de Murcia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.

joaquin molina muliterno dijo...

Muy honrado y agradecido de que me haya mencionado.